Disfruta practicando sexo anal

¿Te atrae la idea de practicar sexo anal pero no sabes cómo? En tres sencillos pasos os mostraremos cómo iniciaros en esta modalidad de sexo que tanta controversia causa.

Las dudas acerca de la práctica del sexo anal son compartidas por muchas mujeres. Por la creencia de que causa dolor, por considerarse como algo “anti natura”, por la higiene… También sabemos por los estudios realizados, que practicar sexo anal con su pareja es una de las fantasías más recurrentes de los hombres.

El sexo anal puede ser muy placentero para ambos. Por una parte, al ser una cavidad más estrecha que la vagina, en el momento de la penetración aprieta más el pene y esto conlleva a un inmenso placer para ellos.

En el caso de la mujer, para obtener placer hay que trabajar un poco más. Es importante iniciarse bien en el sexo anal, ya que las malas experiencias conllevan a que el sexo anal se convierta en un tema tabú para esas mujeres.

1.- Estimular.

El ano es la segunda parte del cuerpo (después de la vagina) que más terminaciones nerviosas tiene. Es imprescindible estimular bien la zona antes de intentar cualquier penetración.

Una manera sencilla es estimular el ano a la vez que se practica el cunnilingus. Es una buena forma de calentar y acostumbrarse al tacto en esa zona. Al principio, puede que la sensación sea desconcertante, pero pronto deja paso al placer. Una de las razones por las que tanto placer da este tipo de estimulación con lengua y labios.

2.- Lubricar.

El ano no segrega ningún tipo de substancia para lubricar el canal, por lo tanto, esta lubricación tiene que ser artificial. Es de vital importancia lubricar la zona con un lubricante a base de silicona ya que no se absorben y ayudan durante más tiempo a que la penetración sea fluida.

Se puede utilizar un lubricante con sabor y aplicarlo mientras se estimula la zona, como hemos mencionado en el punto anterior.

3.- Dilatación.

Es en este punto en el que muchas parejas fallan. Cuando ya se ha estimulado la zona, y parece que está todo listo, todavía queda algo más. Se trata de acostumbrar al ano al tamaño del pene.

Es imprescindible educar al ano para que la penetración sea placentera.

Se puede empezar penetrando el ano con un dedo, y luego con dos. Cuando esté más dilatado, se puede introducir un dildo o consolador para dilatarlo más. Debemos tener en cuenta que cuanto más dilatado esté, más placentera será la penetración con el pene.

Después de estos tres pasos, ¡por fin llega la hora de experimentar!

En cuanto a las posturas para practicar sexo anal, la primera que os recomendamos probar es la del perrito, por su familiaridad y fácil puesta en marcha. Es la postura ideal para iniciarse.

¿Qué posturas habéis usado vosotros?

Esperamos que os atreváis a practicar el sexo anal con nuestros consejos.

La próxima semana os desvelaremos nuevas técnicas para reavivar la chispa en vuestras relaciones sexuales.

Hasta entonces, ¡Feliz Sexo!

Anuncios

Planes para la noche de reyes con tu pareja

Con el nuevo año, llegan los Reyes Magos. Esa noche mágica en la que tanto adultos como niños disfrutan de los regalos. Hay muchas tradiciones con respecto a la noche de Reyes, algunos lo celebran en familia y esperan a abrir los regalos a la mañana. Los más jóvenes se van de fiesta. Pero, ¿habías pensado poder celebrarlo con tu pareja de una manera especial?

Hay muchas maneras, y en esta ocasión, os presentamos algunos planes que puedes llevar a cabo con tu pareja sin gastar mucho dinero. ¡Pongámonos manos a la obra!

1.- Si eres de los que celebra este día con la familia, una de las mejores opciones es reservar una habitación en un hotel cercano. Así, después de una especial noche, podéis regresar junto a la familia y seguir con la antigua tradición de abrir los regalos.

2.- En el caso de que no tengas compromisos familiares , una casa rural cerca de vuestra zona es una buena alternativa. Una cena exquisita, cava a la luz de la luna y las estrellas y una larga noche por delante para disfrutarla con tu pareja.

3.- Sin lugar a dudas, lo mejor es empezar el nuevo año disfrutando de buen sexo junto a nuestra pareja. Puedes sorprender a tu pareja con una de nuestras boX – Especial Reyes Magos y ¡disfruta de esta noche como nunca antes! Podéis usarla en vuestra casa como en una de las escapadas.

Además, si ya tienes algunos juguetes eróticos, puedes añadir más elementos, como unas pruebas eróticas, jugar a juegos como el strip poker, que sirven para calentar el ambiente. También puedes añadir algún vibrador para incrementar las sensaciones.

Puede ser un vibrador simple o una bala vibradora, ya que el objetivo es que la noche salga económica, y estos dos juguetes aseguran diversión al mejor precio. Y como no, que no falte el lubricante o aceite de masajes y ¡muchas ganas de regalar placer a vuestra pareja!

Ya sabéis, preparar las maletas y ¡pasar una Noche de Reyes distinta!

¿Cuáles son vuestros planes para la Noche de Reyes?

Os deseamos un feliz año y ¡Feliz Sexo!

Flashback3: Aventura con un amigo

Miro sin comprender a Laura, pidiéndole explicaciones con mi mirada.

-¡Nos vamos a bailar! –dice entonces Mario.

Vamos andado por la calle de camino al pub más cercano que conocemos, Paúl y yo vamos detrás. Después de la escena del restaurante, nos contenemos un poco, hemos estado a punto se ser descubiertos. Paúl me agarra de la cintura, y baja peligrosamente hasta que me agarra mi nalga por completo. Me sobresalto ya que no me esperaba. Parece que nuestro juego sigue.

Llegamos al pub y entramos, algo me dice que no vamos a durar mucho en el pub. Pedimos entre todos la primera ronda de cubatas, si ya iba un poco achispada, este cubata termina de rematarme.

Me rio y bailo con todos, sobre todo con Paúl. No nos podemos quitar las manos de encima, bailamos pegamos, y me caliento con el roce. Estoy a punto de lanzarme, porque sus labios me tientan demasiado, cuando me da la vuelta. Pega sus caderas a las mías y siento su erección contra mis nalgas. Se me hace la boca agua.

-Vámonos de aquí- me susurra.

Me doy la vuelta y asiento. Me coge de la mano y nos dirigimos hacia la puerta de emergencia. Salimos a unas escaleras y subimos un tramo, entonces, Paúl me estira del brazo y me estampo contra su pecho. Nuestros labios se juntan y son fundimos en un beso frenético que nos deja sin respiración.

Paúl me aúpa enredo mis piernas en su cintura. Me pega a la pared y sigue con su abrasador beso. Paso mis manos por su cuello y le estiro de su sedoso pelo. Deja mis labios para centrarse en mi cuello, me besa y me muerde mientras mueve su cadera contra mi sexo. Su pene está duro y jadeo al imaginármelo dentro de mi.

Me deja en el suelo mientras me toca los pechos, bajo mi mano y empiezo a tocarle por encima de la bragueta, está duro, y quiero tocarle. Le desabrocho el cinturón y meto mi mano por su calzoncillo sin pudor. Ante mi tacto, se apoya contra la pared y jadea en mi oído. Es el sonido más sexo que he escuchado nunca.

Entonces, desabrocha mis vaqueros y me los baja de un tirón, mi minúscula tanga queda expuesta ante él y se relame ante la vista. Sin pensárselo dos veces, me baja el tanga y entierra su cabeza en mi entrepierna.

Me succiona el clítoris mientras me penetra con los dedos, estoy muy húmeda, lista para él. Pero decido disfrutar de este regalo. Me lame de arriba abajo sin olvidar un hueco, mientras me penetra con la lengua, estimula mi clítoris, y cuando se centra en mi clítoris… me vuelve loca. Abro más mis piernas para darle mejor acceso, me come con ganas y sé que no voy a aguantar mucho, estoy al límite.

Veo como se saca el pene y empieza a masturbarse, con una mano, saca un condón de un bolsillo y sin dejar de atenderme se lo pone con agilidad.

Entonces noto como una corriente sube por mi espalda, llega a mis brazos y mis piernas se tensan.

-Me voy a correr – gimo casi sil aliento.

Me dejo llevar, y en menos de un segundo, Paúl de ha vuelto a coger en brazos y me penetra sin descanso. Me agarro fuerte a su cuello mientras gimo en su cuello. En esta postura, deja caer mi peso y me penetra hasta el fondo. Le estiro del pelo sin poder contenerme y me lanzo a su cuello, grito de placer, y le muerdo para contener el grito.

Paúl no se cansa, y me lleva al límite una y otra vez, para luego disminuir el ritmo, sin dejar que me corra. Aprieta la mandíbula y contiene el aliento.

Cambiamos de postura, me da la vuelta y me penetra por detrás. Me agarra de los pechos y empieza a moverse con un ritmo castigador. Me da un azote en la nalga derecha y gimo. No voy a durar mucho más.

Incrementa el ritmo y se inclina sobre mi, con una mano me agarra de los pechos mientras baja la otra para estimular mi clítoris. Es mucho más de lo que puedo soportar, así que me corro con un grito. Paúl no tarda en seguirme, culmina después de unas profundas envestidas.

Cuando recuperamos el aliento, nos vestimos y nos dirigimos al pub. Nos espera una larga noche por delante.

 

Flashback 2

Miro mi plato de pasta a la funghi que humea y huele de maravilla. Doy un sorbo a mi copa de lambrusco y miro al frente. Ahí está tranquilamente hablando con Mario, otro compañero de clase. No sé como, pero hemos acabado sentándonos el uno en frente del otro.

Aunque evito su mirada, tiene un magnetismo que me atrae, y hace que no pueda pensar en otra cosa que no sean esos brazos que se ajustan a la perfección a la impoluta camisa blanca que lleva puesta. Tiene una sonrisa de dientes perfecto s que derrocha seguridad, y puedo afirmar que es lo más sexy de él.

Pincho unos penne con el tenedor y me lo llevo a la boca. Estiro mis piernas por debajo de la mesa y choco contra algo delante de mi. Alzo la vista. Paúl alza la vista. Efectivamente, le he dado a él. Nuestras miradas se juntan unos segundos y me sonríe. Yo he parado de masticar. Mis pensamientos están muy lejos de este restaurante.

Pero Paúl no vuelve a su conversación, por el contrario, alarga su pierna y empieza a restregarla contra la mía. Es sólo la pantorrilla, pero ese íntimo tacto por debajo de la mesa me deja la boca seca. Trago la pasta que todavía tengo en la boca y veo como su mirada se oscurece de deseo.

Esa mirada me hace ganar confianza, cojo mi copa y de doy otro sorbo al vino. Mientras apoyo la copa en la mesa me limpio con la lengua los labios, y veo como entrecierra sus ojos. Nuestro juego le está calentando, tanto como a mi.

Los demás, completamente ajenos a nuestra situación, siguen hablando alegremente. Estamos justo en la mistad de la mesa, y se han creado dos conversaciones a nuestro alrededor, ninguna tan interesante como la nuestra.

Después de la escena, la cuál tenía como objetivo calentar a Paúl, tengo que reconocer que me ha puesto a mil. Entonces, veo como vuelve a su plato de comida, un rissoto de marisco y coge un poco con el tenedor. Entonces veo como me lo acerca a la boca, y acepto el bocado. Acto seguido, lleva el tenedor que acabo de chupar a su boca y se relame.

-Dicen que el marisco es afrodisiaco… – comenta Paúl casualmente.

Pero su comentario no tiene nada de casual y su ronca voz hace que mi sexo tiemble. Sí, así de fácil.

Decido jugar a ser una femme fatale, así que con toda la valentía que he reunido en el juego previo, me quito la bota del pie derecho (doy gracias por haberme puesto estas botas que se pueden quitar y poner fácilmente) y alargo mi pierna hasta dónde supongo que se encuentra su entrepierna.

He hecho el cálculo a la perfección, ya que mi pie va a parar exactamente a su miembro, que está duro como una piedra. Paúl se sobresalta, y sonrío con satisfacción. No se lo esperaba. Muevo mi pie un poco, y confirmo que tiene buen material.

Entonces, Paúl baja su mano derecha y me agarra fuerte, mueve mi pie contra su pene y me pongo roja como un tomate ante su atenta mirada. Está tan excitado como yo.

-¿Ya habéis terminado chicos? –Pregunta Laura desde la otra punta de la mesa. Por un momento, creo que nos han pillado y que saben lo que está pasando por debajo de la mesa. Paúl me agarra fuerte cuando pretendo devolver mi pie a su sitio.

CONTINUARA…

 

 

Flashback 1

¿Quién coño es ese? Me pregunto una y otra vez mientras le veo cruzar la esquina y dirigirse a donde estamos todos charlando. Metro noventa, figura esbelta y andares de gacela. Estamos a finales de noviembre y ya ha oscurecido, por lo que sólo puedo vislumbrar su sombra mientras se acerca.

María y Laura charlan alegremente delante de mí, actualizándose después de varios años en los que hemos estado sin contacto. Varios años es una manera sutil de decirlo, desde que terminamos la carrera, hace 10 años, no nos hemos vuelto a juntar todos. Como es normal, con algunos compañeros mantienes el contacto, pero es imposible hacerlo con todos. Con esto de Facebook, hace un mes me llegó una invitación del relaciones públicas de la clase a una cena de navidad para volver a reunirnos, y no pude evitar sentir curiosidad por saber qué había sido de mis compañeros de periodismo.

Cuando llega a donde el grupo está, empieza a saludar a los que tiene más a mano, y es entonces cuando me doy cuenta de que todos le conocemos.

-¡Paúl, tío! –escucho que dicen por ahí – ¡cuánto tiempo, cabrón!

Me quedo planchada, y no soy la única que se da cuenta.

-Jodeer con el Paúl, qué bien le han sentado estos años – dice Laura mirando hacia donde Paúl saluda a todos – y tú Sara, ¡deja de babear!

Cierro la boca al instante y las tres nos quedamos embobadas mirándole. Viste un abrigo negro que le llega por encima de las rodillas, una bufanda gris y unos guantes de cuero negro que dejan adivinar unas grandes manos. Lleva unos vaqueros ajustados y unas botas de invierno. Lleva el pelo largo por arriba a modo tupé, parece suave y brillante, y me dan ganas de pasarle mi mano por su pelo. Ah, y lo más importante, tiene una sonrisa de perdonavidas que no pasa desapercibida a ninguna.

La imagen del antiguo Paúl me viene a la cabeza, un joven alto y delgado, con aires despistados y algo desgarbado. De toda la clase, era el que más desapercibido pasaba, siempre callado y centrado en su trabajo, sin dar la nota, sin interactuar.

El Paúl que veo ahora no tiene nada que ver con el de hace 10 años. Queda latente su seguridad a la hora de andar y hablar, aunque siga demasiado embobada como para escuchar cualquier cosa de lo que dice. Su cuerpo se ha desarrollado hasta convertirse en un cuerpo de hombre, musculado y completamente proporcionado. Y no lo digo porque desde que haya cruzado la equina me haya dedicado a hacerle una radiografía completa, no. Ni siquiera me he dado cuenta de lo bien que le quedan los vaqueros que se ajustan perfectamente a sus musculosas piernas.

Cuando llega a nuestro lado para saludarnos y se inclina hacia mí para darme dos besos, en el momento en el que sus suaves y calientes labios se posan en mi mejilla y huelo su perfume, en ese momento, siento cómo una descarga eléctrica viaja desde el punto en el que nuestras pieles se tocan hasta mi entrepierna.

Nos quedamos un segundo más de lo necesario tocándonos, siento su aliento en mi mejilla. Y cuando nos separamos, un milisengund
o antes de volverse hacia María para seguir con la ronda de besos, veo deseo en sus ojos.

CONTINUARÁ…

EC2

Sexo oral 2: La felación

La pasada semana nos dedicamos a explorar el cunnilingus, y repasamos las mejores técnicas para satisfacer a una mujer mediante el sexo oral, en esta ocasión responderemos a la siguiente pregunta ¿cómo hacer una buena felación?

La felación, o mamada coloquialmente conocida, es el acto de lamer, chupar y estimular el miembro masculino utilizando principalmente la boca y lengua. El sexo oral es uno de los favoritos de los hombres, y es que ¿os habéis topado con algún hombre al que no le gusté que se la chupen? Exacto.

En algunas ocasiones, como pasa con el cunnilingus, algunas mujeres u hombres no se sienten a gusto practicando la felación, y también puede suceder que el hombre mismo no sienta placer ya que nunca se la han chupado bien, francamente hablando. Y es que hacer una felación no es tan fácil como parece.

Tenemos que comprender que el pene es algo más que un palo que nos metemos a la boca, es un órgano con distintas partes, y cada una de éstas se puede estimular de manera distinta. Es importante tener en cuenta esto si queremos hacer una buena mamada.

Dado que el hombre se excita con rapidez, se puede practicar en cualquier sitio, es más, os animamos a que probéis lugares morbosos además de hacerlo en la cama; la ducha, en el coche, en algún probador… estas situaciones morbosas os ayudarán además, a no caer en la rutina.

¡Pongámonos manos a la obra!

PARA CALENTAR

Al igual que en el cunnilingus, es importante estimular la zona antes de meternos de lleno, es decir, cuando empecemos la felación es recomendable que el pene ya esté duro. Podemos conseguirlo mediante la estimulación con las manos por encina del pantalón, por debajo… en el caso de que ya esté duro se puede pasar directamente a la felación.

El tiempo es otra arma a la hora de practicar el sexo oral, dependiendo de cuanto nos hagamos de rogar en el juego previo, más excitado estará el hombre y más disfrutará el momento en el que usemos la boca. Si contáis con mucho tiempo podéis dedicarle más tiempo al calentamiento, si ese no es el caso, el hombre agradecerá pasar a la acción rápidamente.

TÉCNICAS

Como hombres existen, penes existen, y técnicas para chupar existen. A lo que nos referimos es que hay infinidad de técnicas, y lo más importante es ir descubriendo que es lo que más le gusta a tu hombre.

Podemos empezar chupando el glande o punta, introduciendo el pene más y más en cada penetración, hasta que nuestra boca se ha adaptado al tamaño. Entonces, podemos empezar con la penetración, moviendo la cabeza arriba y abajo, ayudándonos con las manos para incrementar la presión y abarcar todo el pene en el caso de que no entre por completo en la boca.

Estas son algunas de las prácticas más apreciadas:

Recorrer el pene de arriba abajo con la lengua

-Chupar los testículos

-Masajear los testículos

Masturbación manual

-Usar la lengua

Para maximizar el placer, tenemos que prestar igual de atención al pene y a los testículos, usando las manos y la boca por igual. Sabréis rápidamente qué es lo que más le gusta al hombre, por sus gemidos, movimientos pélvicos y principalmente porque lo suelen comunicar abiertamente cuánto les está gustando.

Una de las cosas que los hombres más aprecian es que la mujer u hombre que le este haciendo sexo oral disfrute, es importante que disfrutéis tanto como él lo hace, ya que ver la cara de placer de la otra persona, ver como se entrega por dar placer es el mejor premio que se les puede dar. Por lo tanto, disfruta tanto como él del regalo que le ofreces.

También tenemos que mencionar la zona del perineo, tabú para la mayoría de los hombres. Es una zona con muchas terminaciones nerviosas y que puede proporcionar mucho placer si la estimulamos en el momento adecuado. Por ejemplo mientras estimulamos los testículos, podemos ir tanteando la zona y ver cómo reacciona el hombre. Si la reacción es positiva, os recomendamos que estimuléis la zona con los dedos y lengua mientras estimuláis los testículos hasta que el hombre esté a gusto. Algunos hombres quizá no superen este tabú, pero recordad que el objetivo es proporcionar placer.

Si queremos que después del sexo oral haya penetración tenemos que saber cuándo parar a tiempo, ya que cuando el hombre llega a su límite, ya no hay vuelta atrás y eyaculará. Lo mejor llegados a este punto es que el hombre eyacule, ya que el no hacerlo crea una insatisfacción al no haber terminado. Por otra parte, si el hombre está muy excitado lo más probable es que no dure mucho tiempo penetrando.

CULMINACIÓN

Sabemos que el hombre está a apunto de culminar porque normalmente lo suelen decir con frases del estilo “si sigues así… me voy a correr” o “si sigas que me corro” o cualquiera de sus variantes.

También lo sabemos porque los testículos se contraen, el hombre se arquea para introducirse más adentro y sus gemidos se incrementan.

Llegados a este punto tenemos varias opciones, como ya sabréis, pero ¿cuál es la mejor? Por una parte puede eyacular dentro de la boca, y en este caso elegir si se quiere tragar el semen o no. A los hombres les gusta la primera opción, pero te recomendamos que la practiques con los hombres que te encuentres a gusto y siempre y cuando apetezca.

Otra opción es eyacular en el cuerpo, por ejemplo, pechos, tripa, culo, espalda y para las/os más morbosos en la cara.

Recordad que la higiene es importante después de practicar sexo, y en el caso de semen es recomendable limpiarlo cuanto antes.

EL DESPUÉS

Ya hemos comentado que los hombres disfrutan mucho con la felación, y en la mayoría de las ocasiones, después de eyacular, tardan un tiempo para recuperarse, ya que el placer proporcionado es muy grande.

Por lo tanto, y si contáis con tiempo, puedes estimularlo para empezar la segunda ronda o simplemente dejarle descansar plácidamente.

¿Qué os gusta más a vosotros chicos?

Esperamos que pongáis en práctica estos trucos y que los compartáis con nosotras.

Vosotros podéis elegir el tema para la siguiente semana, escribirnos en Facebook y contadnos vuestras inquietudes,

hasta entonces,

¡Feliz Sexo!

boX – Protagoniza tu propia fantasía

¿Cuánto tiempo llevas fantaseando alrededor de una fantasía?

El acto de fantasear, según los expertos, es un acto muy saludable; ya que nos permite utilizar nuestra creatividad. Desde pequeños nos enseñan a reprimir nuestros deseos, y por eso, estos deseos buscan una vía de escape. Ya que la mayoría de las fantasías están catalogadas por la sociedad como algo sucio, la mayoría de las personas las reprimen, quedándose en la mente y sin permitir que salgan a la luz. Fantasear nos permite escaparnos a un espacio donde hacer realidad todo aquello que queremos hacer y no nos atrevemos.

¿Has compartido alguna vez esas fantasías con tu pareja? ¿Te gustaría cumplirlas?

Si bien no tenemos la obligación de cumplir todas las fantasías, ya que en muchas ocasiones sólo supone una vía de escape y no un deseo real; en muchas ocasiones, el practicar esas fantasías en la realidad suponen un ingrediente clave en las relaciones de pareja.

Las fantasías más recurrentes para los hombres son hacer un trío, juego de roles, voyeurismo, sexo en público y practicar sexo en lugares exóticos.

En cambio, para las mujeres son el juego de roles, sexo con una mujer, exhibicionismo, ser dominada y tener sexo con un extraño.

Algunas de estas fantasías son difíciles de cumplir en una relación de pareja, pero otras son perfectamente practicables. Por ejemplo, juego de roles y voyeurismo/exhibicionismo que además son las fantasías que se complementan en hombres y mujeres.

Es importante cumplir nuestras fantasías ya que esto permite tener una vida sexual más colorida y además, ayudará a conocernos mejor a nosotros mismos. Las maneras más sencillas para hacerlo en parejas son la literatura erótica, vídeos eróticos y el uso de juguetes sexuales. Ante tantas opciones, el desafío es explorar y descubrir lo que realmente satisfaga vuestros deseos más íntimos.

¿Te atreves a protagonizar tu propia fantasía erótica?

Descubre cómo en: www.verkami.com

Ésta es nuestra propuesta ¿qué os parece?

¡Feliz Sexo con boX!

Captura de pantalla 2015-11-20 a las 9.00.47

Sexo Oral 1: El Cunnilingus

En esta ocasión , os vamos a desvelar las claves para hacer disfrutar a una mujer mediante el cunnilingus. Para disfrutar del sexo oral es imprescindible que ambos pongáis de vuestra parte, recordad que el sexo es algo de dos cuando se practica en pareja.

El cunnilingus consiste en acariciar el sexo femenino con la boca, y consta de la combinación de varios movimientos de la lengua tocando las distintas partes del sexo femenino. Esta práctica es muy apreciada por las mujeres cuando su pareja se toma su tiempo para practicarla, y es una de las mejores maneras de encender a una mujer.

Según varios estudios realizados, el cunnilingus es practicado por 8 hombres de cada 10, lo que es una buena estadística teniendo en cuenta que 7 mujeres de cada 10 practican la felación.

Una de las claves más importantes a la hora de realizar sexo oral es la predisposición para practicarlo, por las dos partes por supuesto. Algunas mujeres, debido a experiencias anteriores o por el condicionamiento de su entorno que le ha llevado a creer que el sexo oral es algo sucio, no se sienten cómodas al recibirlo. El primer paso es deshacerse de esas creencias que impiden disfrutar.

Para eso, recomendamos que se practique en un lugar dónde ambos estéis cómodos y seguros, el sexo oral es algo que requiere tiempo y las situaciones de estrés no ayudan a disfrutar realmente, tampoco si se hace con prisas. Por lo tanto, aseguraros de tener tiempo y lugar.

PARA CALENTAR

Es imprescindible estimular la zona antes de pasar al cunnilingus, el objetivo es hacer sentir a la mujer deseada y prepararla para el sexo oral. Se puede estimular manualmente, y también con besos y caricias por la tripa, ingles, piernas y otras zonas erógenas que harán que la mujer se excite y quiera que poses tu boca en su sexo. La situación ideal es esperar a que la mujer te lo pida, ya que es cuando sabes con exactitud que está preparada. A medida que lo vayáis practicando más, reconocerás cuando la mujer está preparada y receptiva.

TÉCNICAS

Hay infinidad de técnicas para practicar el cunnilingus, y cada mujer es distinta, por lo que la única manera de hacer que vuestra pareja llegue al orgasmo mediante el sexo oral es poner en práctica estas técnicas y ver la reacción de la mujer. Una vez identificadas las técnicas más efectivas, se trata de realizar la ecuación perfecta.

  • Estimular el clítoris con la lengua y labios.
  • Lamer y morder los labios mayores y menores
  • Penetración con lengua
  • Estimulación de la zona que se encuentra alrededor del ano

Resumiendo, se puede chupar, lamer, succionar, morder, acariciar con lengua y labios el clítoris, zona vaginal y zona anal. También es interesante jugar con los dedos mientras se practica sexo oral tanto en zona de la vagina y zona anal mediante penetración, y estimulación del clítoris. Lo más importante es venerar a la mujer y su sexo, ya que sentirse deseada es lo más excitante.

¿Y DESPUÉS QUÉ?

Una de las sensaciones más placenteras es sentir el pene después del orgasmo, ya que los nervios vaginales está muy sensibles, además, es muy placentero para el hombre ya que la vagina está en el punto álgido de la contracción. En algunas ocasiones y mediante la estimulación correcta, la mujer puede alcanzar un orgasmo vaginal. También puede ser el momento de devolver el placer a tu pareja.

¿Habéis practicado éstas técnicas? ¿Tienes tus propias técnicas? ¡Cuéntanoslo!

La semana que viene Sexo Oral 2, les toca el turno a los hombres.

Hasta entonces, ¡Feliz Sexo!

Cómo utilizar juguetes sexuales en pareja

Por qué es una buena elección añadir un tercer elemento a vuestras relaciones sexuales.

Los juguetes sexuales, sobre todo los vibradores y consoladores se asocian para el uso en solitario, sobre todo, en el caso de las mujeres. Debido a los periodos de sequía o bien porque las relaciones con nuestra pareja no son lo suficientemente satisfactorias, cada vez más mujeres eligen el uso de juguetes sexuales para complacerse. Cada vez son más los hombres que deciden probar con algún masturbador, sobre todo ahora que hay más variedad en el mercado, pero ¿qué hay del uso de juguetes sexuales en pareja?

A pesar de la variedad en el mercado, los usos que se le pueden dar a un simple vibrador son desconocidos por muchos. Si os apetece experimentar, éste es vuestro post.

Si nunca habéis usado un juguete sexual, el primer paso es elegir el adecuado. Si ya tenéis uno, podéis pasar al segundo paso.

1.- ¿Qué?

En el caso de amateurs, os recomendamos el uso de juguetes sexuales simples y que os introduzcan al uso de los juguetes. Una buena opción es un anillo vibrador o un vibrador clásico.

Podéis encontrar estos dos juguetes en cualquier sex shop, y normalmente en anillo vibrador se puede encontrar en supermercados y farmacias. Los recomendamos por su precio y facilidad a la hora de comprarlo además de los múltiples usos que les podéis dar.

2.-¿Cuándo?

La próxima incógnita es ¿cuándo usarlo?

No hay un momento apropiado, simplemente, hay que dejar que fluya, es importante tener el juguete a la vista para no olvidar que lo queremos usar; si no, el hábito puede hacer que lo olvidemos por completo.

Recomendamos el uso del juguete después de los preliminares y antes de la penetración. Es un momento clave ya que normalmente, cuando empieza la penetración entremos en otra fase. Incluso usarlo durante los preliminares es una idea excelente para complementar al sexo oral y a la masturbación. Como todo en el sexo, lo importante es ir experimentando para saber qué es lo que más os gusta y os estimula, ¡no olvidemos que objetivo es pasárnoslo bien!

3.- ¿Cómo?

Por fin llegamos a lo que todos nos interesa, cómo utilizar el juguete para nuestras relaciones sexuales y hacer que sea un elemento más.

El uso más recurrente es usarlo como vibrador para estimular tanto el clítoris como el pene, puede usarse en los preliminares y también en la penetración. En el caso del anillo vibrador, es un juguete muy fácil de usar, además de poder usarlo directamente en el clítoris, es un juguete muy simple y potente cuando se usa en la penetración. Su efecto es demoledor cuando la mujer es la que lleva las riendas, ¡Ánimo chicas, demostrarle a vuestra pareja de lo que sois capaces! Si os cuesta llegar al orgasmo, el anillo vibrador es sin duda para vosotros.

El vibrador simple nos da más versatilidad a la hora de usarlo, además de estimulador de clítoris y vagina durante los preliminares, permite otros usos como estimulación del clítoris durante la penetración, estimulación anal, incluso penetración anal para las más atrevidas.

Estas son unas simples ideas de cómo usar los juguetes sexuales, pero lo más importante es ponerlo en práctica, así que ¡manos a la obra! Os aseguramos que si añadís estos dos juguetes a vuestras relaciones sexuales, mejorarán y mucho!

La próxima semana, más, y hasta entonces,

¡Feliz sexo!